Leyendas del Saxo y sus setups: Joe Henderson

Ya tuvisteis la oportunidad de leer otro post sobre setups, sobre Trane, y como prometimos vamos a seguir con ello y lo vamos a hacer con otro gran mito del saxo Joe Henderson (1937 – 2001).

Por supuesto en este caso voy a volver a elegir otro disco que me va a servir para que la historia de Joe fluya y me ayude a explicaros la historia de este músico excepcional a través del material con el que se expresó durante más de 40 años de música. Así que dejemos que suene “So near, So far” y para que lo compartamos podéis ambientaros con “Miles ahead”

Ahora si…vamos a ello!

Nombrar el setup de Joe Henderson siempre ha quedado muy resumido de una manera simplista a boquilla Selmer Soloist E (Short Shank), cañas LaVoz y saxofón tenor Selmer Mark VI.

Por supuesto, no es tan sencillo como eso y para empezar veamos la historia de sus boquillas.

Cuando se le preguntó a Joe en una entrevista por la boquilla con la que tocaba dijo algo así como:

“Siempre he tocado la misma boquilla , la que venía con el saxo; a mi me funciona y nunca me he planteado cambiarla”.

Bien, pese a que su respuesta tiene verosimilitud, nuestra indagación evidencia que Henderson respondía con una media verdad.

Las boquillas que Selmer incluía en sus aclamados saxofones Selmer Mark VI se denominaban Soloist, y la apertura venía definida por letras, al igual que las boquillas actuales de la serie S80 de Selmer.

Independientemente de la apertura se fabricaban dos cuellos diferentes – la parte de la boquilla que entra en el corcho – uno mas corto que el otro: Short Shank o Long Shank en inglés.

El primero de ellos es con el que siempre se ha identificado la boquilla con la que Joe tocaba, con gran parte del corcho del tudel quedando visible y poca estabilidad de sujeción. Todas las fotos o videos de Henderson tocando en vivo muestran esta boquilla (de apertura original “E” pero modificada hasta una “H” que podría rondar las 0.100 pulgadas, equivalente a una 7 en la tabla de aperturas de Otto Link).

En cambio, hemos encontrado fotografías de sesiones de grabación donde esta gran estrella del jazz y la improvisación toca con la boquilla Selmer Soloist Long Shank!.

Si revisamos las diferencias entre las dos modalidades, la Selmer Soloist Short Shank versus Long Shank, quizá encontremos el enigma:

Las diferencias organológicas a simple vista son evidentes, la Long Shank tiene el cuello mucho mas largo y en la Short Shank es mas cortito. Estas dimensiones exteriores también se dan en el interior, la Short Shank tiene una cámara mas corta pero un poco mas grande en el interior, y la entrada en forma de herradura tiende a ser mas ancha; por contra la Long Shank tiene cámara mas larga y estrecha con una entrada de herradura de dimensiones mas reducidas.

En relación a la tímbrica, la Short Shank tiende a ser mas redonda y fácil de emisión, y la Long Shank es más directa y agresiva con un mejor punto de emisión. En cuanto a la afinación se podría decir que es más estable en la Long Shank por las características anteriormente descritas, ¿quizá la razón por la cual Joe Henderson la empleaba en las grabaciones de sus discos? ahí lo dejamos…

Por otro lado, el historial de los saxos con los que tocaba Joe Henderson fue increíble, digno de un documental de Netflix, ¡y os lo vamos a contar!

Joe no fue un saxofonista aclamado por el público y la crítica hasta casi el final de su carrera, cuando grabó para Verve unos discos preciosos: Lush Life, So near so far, Double Rainbow, Big Band y Porgy and Bess.

Siempre ejerció de profesor e incluso tocaba un bolo semanal como pianista durante muchos años.

Su primer saxofón tenor que conozcamos fue un Selmer Mark VI 54xxx, que debido a este numero de serie seguramente fue un instrumento de transición entre el Selmer Super Action (conocido como Super Balanced Action) y el Mark VI; así casi podríamos asegurar que pertenecía a los codiciados saxofones que llevaban una doble “S” en el tudel.

Desgraciadamente este tenor se lo robaron, y la manera de recuperarlo fue gracias a Hafez Modir, un estudiante de los muchos que peregrinaban a su casa en San Francisco donde Mr. Henderson enseñaba a través de líneas melódicas que tocaba desde el piano.

Hafez paró la clase en dos ocasiones para pedirle a su profesor que revisara su saxo, para ello insistía que él mismo tocara el instrumento y le confirmara que hubiese un problema en el Si grave; Joe Henderson cogió su boquilla y aunque no recordaba nada del número de serie de su saxofón robado, no tardó un instante en darse cuenta de que estaba tocando de nuevo su añorado instrumento que le habían arrebatado años atrás. Lo único que recordaba era que, en el apoyo del pulgar izquierdo, de vez en cuando se aflojaba un tornillo de la llave de octava que se le clavaba en la yema del dedo; ¡y este también lo tenia!

Mas allá de que esto pudiese ocasionar algún tipo de altercado entre alumno y profesor, se intercambiaron gustosamente los instrumentos y los dos quedaron muy felices con la coincidencia vivida en esa clase.

¡Pero la desgracia con este saxofón Double S neck no acabó aquí! Unos meses mas tarde Joe Henderson tuvo un accidente de coche, del cual salió ileso sin sufrir ningún daño, pero minutos después el coche se incendió con el saxofón dentro, el cual ya nunca más pudo recuperar.

En aquel momento ya Selmer estaba fabricando el modelo Mark VII, que no acababa de ser del agrado de muchos músicos. Esto provocó que Joe Henderson no estuviera muy seguro de dar el paso al nuevo instrumento, incluso compartió sus dudas e impresiones con Johny Griffin, quien contaba con uno de estos Mark VII que también lo solía rotar en el escenario.

Finalmente, tanto Henderson como Griffin devolvieron a Selmer los Mark VII ya que no se encontraban cómodos con este modelo. Incluso Wayne Shorter proclamaba que era el modelo perfecto para regalarles una buena tendinitis a tus manos y brazos.

Llegados los años 80 Joe Henderson se hace con el nuevo modelo Selmer de la época el Super Action 80, con el cual graba uno de los discos más representativos de su carrera: «The State of the Tenor», en vivo en el Village Vanguard de New York en noviembre de 1985 junto a Ron Carter y Al Foster.

Podemos deleitarnos con otras actuaciones en la red junto a McCoy Tyner en el 86 o un año después de gira por Alemania con este tenor Super Action 80.

Finalmente, después de prácticamente 26 años después que su 54xxx se quemara, encontró un Mark VI en Dallas del cual se enamoró a primera vista. Un saxo tenor bañado en oro (probablemente no original) con número de serie muy cercano (56xxx) y grabado de Super Balanced Action (modelo justo anterior al Mark VI).

Este saxofón es el que le acompaña a Joe hasta el final de sus días, y con el que encontramos en youtube actuaciones de una calidad musical aplastante, como esta con su trio junto a Dave Holland y Al Foster interpretando «Recordame»

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Los mejores artículos sobre el mundo del Saxo

Síguenos en nuestra newsletter y te enviaremos todo el contenido que publiquemos sobre el mundo del Saxo!

Recibirás un email para confirmar tu suscripción. Acepta las condiciones y quedarás suscrito a Sax On!

Pin It on Pinterest

Share This