Selmer

El nombre SELMER es sinónimo de calidad, de innovación al servicio de la tradición.

 

Desde el lanzamiento del Modelo 22 en diciembre de 1921, cada nuevo modelo, desde el Cigar Cutter hasta el Référence, pasando por el Super Action y Mark VI, ha puesto de relieve la fuerza innovadora de la Casa de Henri SELMER en París.

Las contribuciones de los más grandes nombres del jazz y del saxofón clásico y contemporáneo, desde John Coltrane y Marcel Mule hasta Kenny Garrett y Claude Delangle, han enriquecido gradualmente el saxofón SELMER, con un sonido que se ha convertido en LA referencia en todo el mundo.

Desde su primer clarinete con medalla de oro en la Exposición Universal de Saint-Louis (EE.UU.), el fundador, Henri Selmer , ha dejado su huella en una cultura de investigación permanente a favor del músico.

Henri Selmer comienza a una edad muy temprana su propia carrera musical como clarinetista, termina el conservatorio en 1880. En esta época, era muy difícil poder ganarse la vida como músico. Henri intenta hacer carrera militar y entra en la Guardia Republicana en calidad de músico donde pronto consigue la plaza de solista, pero descubre rápidamente que no puede soportar la disciplina militar. Presenta su dimisión y diversifica sus actividades: miembro de la Opera Cómica de Paris y de otras diversas formaciones. Para saciar sus propias necesidades como profesional y las de muchos otros colegas, amigos músicos, comienza a “lijar las cañas” (preparación de las cañas). Parece que su método es particularmente eficaz, ya que en muy poco tiempo sus “cañas” son buscadas y cotizadas por sus colegas. Ante tan gran éxito, crea un pequeño taller de fabricación, que poco después amplia a la fabricación de boquillas, adquiriendo gran notoriedad entre los profesionales: es el principio de una gran historia. En 1896, la joven empresa, recibe el espaldarazo de la concesión de la medalla de plata recibida con motivo de una exposición nacional realizada en Montpellier. A partir de ese momento, monta una estructura para la fabricación de clarinetes con la ayuda de una veintena de compañeros, en un taller situado en la Plaza Dancourt, en el distrito 18 de París. Sus instrumentos adquieren un gran éxito entre sus colegas clarinetistas.

Hacia 1900, Henri continua con su fabricación de cañas y boquillas animado por la gran demanda existente. Su interés se centra también, naturalmente, en los instrumentos, la reparación y la modificación de los clarinetes y acto seguido, muy rápidamente, en la concepción y fabricación. La otra baza de Henri Selmer fue su hermano Alexandre. Alexandre hizo en Estados Unidos (de 1895 a 1910) una importante carrera como clarinete solista en tres grandes orquestas: La Boston Symphony Orchestra, la Cincinatti Symphony Orquestra y la más importante, La New York Philharmonic Orquestra. Los dos hermanos abren, hacia 1900, una tienda de venta al público en Nueva York (que fue el origen de Selmer U.S.A) 

En el año 1904, Selmer, recibió la medalla de oro en la exposición Universal que se celebró en Saint Louis (Misuri) USA, por las innovaciones y avances técnicos que presentaban los modelos de clarinetes Selmer presentados. Como conmemoración de esa medalla, se creó en 2004 el modelo Saint Louis, modelo conmemorativo de esa fecha.

En 1910, Alexandre Selmer decide regresar a Francia y deja a uno de sus alumnos y amigo en su puesto en Nueva York: George Bundy. En esta época, la industria de la construcción francesa y europea de instrumentos musicales era floreciente y exportaba a todo el mundo. Henri Selmer, que en un principio había enfocado su fabricación de forma artesanal, decide ir un poco más lejos y no se contenta solo con la construcción de clarinetes, campo en el que la competencia era feroz.

Entre 1910 y 1920, Henri Selmer perfecciona su fabricación de instrumentos de madera y completa toda la familia de clarinetes, fagotes y oboes. Su actividad crece rápidamente y la estructura de producción inicial se queda pequeña.

De 1910 a 1918 instalan, sucesivamente, un taller en Meru (Seine et Oise) y una fábrica en Gallion (Eure).

En esa época, ya hacía algunos años que trabajaban con Henri y Alexandre Selmer, Paul Lefèvre y sus 2 hijos, Maurice y Henri. Paul aportaba la experiencia que había adquirido en la Casa Robert, un artesano de clarinetes.

 Al principio de la primera guerra mundial, en 1914, Henri Lefèvre es llamado a filas y se va con un saxofón que había construido con sus ideas, ya que creado por Adolphe Sax unos años antes, el saxofón estaba cayendo en declive y se hacían necesarias modificaciones en el instrumento. A su regreso, este instrumento atrajo la atención de Henri Selmer.

La fábrica de Gaillon se quedó pequeña, Henri Selmer decide construir la nueva fábrica en Mantes, donde se encontraban ya instalados los otros fabricantes de saxofón. 

Estamos en 1919. Los Lefèvre se encargaban de la producción, tanto de la parte técnica como de la fabricación. Bien entendido, Henri Selmer se ocupaba de la gestión e intervenía a todos los niveles con su hermano Alexandre, que probaba igualmente todos los clarinetes. Esta rápida evolución fue posible gracias a la valiosa colaboración de Maurice Selmer, hijo de Henri que le secundó en la dirección comercial, ocupándose también de las relaciones artísticas y de una parte de la puesta a punto de los instrumentos. 

Maurice y Henri Lefèvre, que se habían convertido en cuñados de Henri Selmer, perfeccionarán y desarrollarán los métodos para fabricar nuevas herramientas, asegurando una buena homogeneidad en la producción. Al final de 1921, exactamente el 31 de diciembre, nace el primer saxofón Selmer fabricado en serie: el modelo 22, es un alto. 

La idea genial aportada a este saxo es que las chimeneas están estiradas en el propio latón, a partir del cuerpo y no soldadas como se había hecho hasta la fecha. Esto fue un gran avance ya que impedía las fugas por las soldaduras. La alternativa de la llave de octava automática ya se proponía en este modelo. Dado el éxito obtenido, Selmer, decide ampliar la familia con un soprano recto, curvo, un tenor en Sib y en Do, este último más conocido con el nombre de C. Melody. Se continua, evidentemente, con la fabricación de clarinetes, cañas y boquillas.

 

La década entre 1926 y 1936 es determinante en la evolución de los saxofones Selmer. 

 

En 1929, Selmer compró los talleres de Adolphe Sax, situados en la calle Myrha en Paris, eso convierte a Selmer en el legatario universal del genial inventor y además  les permite comenzar con la fabricación de la familia de los metales (trompetas y trombones). Rápidamente la empresa Henri Selmer-Paris se coloca al nivel de los mejores fabricantes de instrumentos del mundo. Llega el modelo 28, conocido también como “Cigar – Cutter”. Un saxo que está equipado con un mecanismo de llave de octava automática revolucionario, en particular, gracias al juego de muelles incorporado, que funcionan en contra reacción.

A partir de 1931, algunos saxofones aparecen marcados con una triple “S”, los Super Saxos Selmer (SSS). Cigar Cutter, 1931-1934, (llamado así por los americanos debido a la forma de cortapuros de la llave de octava), Radio Improved, 1934-1935, desarrollado con características especiales para las tomas de sonido y grabaciones de la época, de ahí su nombre. Por fin, en 1933, después de muchos estudios técnicos sobre los saxos existentes en el mercado en aquel momento, Selmer saca su modelo 35/36, llamado Balanced Action, un modelo muy mejorado mecánica y técnicamente. Hereda los grandes avances de los modelos anteriores: 22, 26 y 28 (Cigar Cutter) Radio Improved…

Al ser un instrumento que vivió la segunda guerra mundial y debido a la escasez de materiales, podemos encontrar unidades con botones de baquelita en lugar de nácar (muy escaso en la época) y diferentes números en el cuerpo y la campana. Selmer también fabricó durante esta época guitarras que fueron muy cotizadas.

El periodo de la Segunda Guerra Mundial fue muy complicado: penuria de materia prima, mano de obra, imposibilidad de poder exportar, en fin, problemas de toda índole que hicieron que la empresa se quedara en letargo, pero subsistiendo, ¡fabricaron incluso bombas para dar aire a las ruedas de las bicicletas!

Al terminar la guerra, Maurice Selmer reflota la sociedad nuevamente presentando una gama completa de nuevos productos, y con su hijo a los mandos y ya retirado, Henri Selmer fallece en 1941.

Sostenida por la renovada corriente del jazz, aportada por las tropas americanas y por el desarrollo del estudio “clásico” del saxofón (apertura de una clase de saxofón en el Conservatorio de Paris por Marcel Mule), la empresa evoluciona muy rápidamente y eso nos lleva, en 1954, a la aparición del Mark VI. En este nuevo modelo se han modificado la colocación y dimensión de las chimeneas, la disposición de las llaves y sobre todo, encontramos un eje de posicionamiento para cada mano. La fabricación de clarinetes sigue su curso igualmente, y en este mismo año de 1954, aparece un modelo que hizo historia, el “Centered Tone” que fue el fetiche de Benny Goodman. Modelos posteriores como la Serie 9 y 10 fueron apareciendo en catálogo. En 1975 ve la luz el modelo Marchi, sin duda, la mayor revolución dentro de la construcción del clarinete en el siglo pasado.

En 1961 muere Maurice Selmer y es nombrado Presidente Director General Henri Lèfevre, hasta su accidental muerte en 1968. Le sucede como Presidente Director General George Selmer, acompañado por su hermano Jean Selmer en la Dirección Técnica y Desarrollo de nuevos productos y su otro hermano Jacques Selmer en la Dirección comercial; todos ellos hijos de Maurice Selmer. A ellos se une, en 1973, Patrick Selmer (hijo de Jean Selmer) Presidente Director General hasta enero de 2011. En 1978 llega a la empresa Brigitte Selmer, actual Presidenta, (hija de George Selmer) y el 1982 se incorpora Jérome Selmer (hijo de Jacques Selmer) Director y responsable de la fabricación.

 Durante esta última etapa, muchos han sido los modelos fabricados, tanto en clarinetes como en saxofones.

SAXOFONES: Mark VII (1974), Super Action 80 (1981), Super Action 80 II (1986), Serie III (1996), Référence tenor (2000), Référence alto (2003). Series limitadas: Tributo a los pájaros “Colibrí” América (2005), “Kookaburra” Australia (2006), “Flamingo” Áfica (2007/8), “Pájaro de Fuego” Europa (2009/10) y el “Dragon” Asia (2011/12).

 CLARINETES: Serie 9 y 9* (1961), Sistema Marchi y Serie 10 (1975), Serie 10S, 10G y Récital (1984), Prologue (1992), Serie 10SII, Clarinete bajo 23 y25 (1994), Prologue II (1996), Signature (1997), Odyssée y Artys (2001), Saint Louis (2004), Arthea y Bajo Privilege (2005), Privilege Sib/La 2008.

A lo largo de su historia, la casa Selmer ha sido creadora también de varias de las boquillas más utilizadas por los músicos de jazz y clásico, tales como los modelos Soloist, S80, S90, Concept, Focus, Super Session, hasta la última co-creación junto a Claude Delangle.

Henri Selmer- Paris goza hoy en día de un reconocimiento mundial. Sigue siendo una empresa familiar, con capital exclusivamente de la familia Selmer y al servicio de los músicos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Los mejores artículos sobre el mundo del Saxo

Síguenos en nuestra newsletter y te enviaremos todo el contenido que publiquemos sobre el mundo del Saxo!

Recibirás un email para confirmar tu suscripción. Acepta las condiciones y quedarás suscrito a Sax On!

Pin It on Pinterest

Share This